Ir al contenido principal

Capítulo 13: Infiltrado

Tan pronto Cole se identificó como agente del FBI y la mujer a quien pretendía salvar echó a correr, Dhamer lo golpeó con el codo, zafándose de la amenaza del arma en el cuello, al tiempo que los otros miembros de la Hermandad Aria abrían fuego.

A partir de ahí, los acontecimientos se precipitaron: Dhamer se alejó rápidamente mientras se producía un intercambio de disparos. Cole acabó herido, los otros tres criminales abatidos, y su líder fuera de alcance.

Se sentó, encontrando apoyo en una pared, mientras examinaba el orificio que la bala había dejado en su cuerpo, en el costado izquierdo, a la altura del abdomen, justo por encima de la cintura. Si recibía asistencia médica, tal vez sobreviviría, pero intuía que era una posibilidad remota. «Muchas tumbas que cavar y pocas manos para hacerlo».

Vio entonces de nuevo a la joven veinteañera, yendo aprisa hacia él, con una pistola en la mano.

—No deberías haber vuelto —le dijo cuando estaba ya cerca—; el resultado podía haber sido muy distinto.

—Pero no lo fue —le respondió ella al tiempo que lo ayudaba a incorporarse.