Ir al contenido principal

Capítulo 11: Contacto

El ASIS, Servicio Secreto de Inteligencia Australiano, estaba trabajando a pleno rendimiento para cumplir el mandato prioritario: averiguar todo lo posible acerca de «El Incidente», contactar con otros gobiernos y seguir intentándolo pese a la falta de resultados, además de rastrear todas las frecuencias con idéntico propósito. El panorama era desalentador, pero aun así, tenían que continuar insistiendo.

Gareth Codd, su director general, había recibido una llamada quince minutos antes del primer ministro Gillard repleta de preguntas para las que no tenía respuesta. Se había anticipado, revocando los permisos y bajas, ordenando a toda su plantilla la incorporación inmediata; pero nadie sabía cómo podía haber ocurrido «El Incidente», y averiguarlo en tan poco tiempo iba a resultar extremadamente difícil. No era eso lo que sus superiores deseaban oír, con lo que ansiaba tener algún dato de valor que ofrecer cuanto antes.

Sin embargo, los agentes seguían sin acudir a él, lo evitaban al no poder cumplir con sus expectativas. Era mucho lo que exigía, pero no menos de lo que le pedían a él. La tensión iba en aumento, como nunca antes la habían vivido. La única forma de disminuirla era que dieran con «algo» pronto, todos allí lo sabían y, por eso, cuando uno de los agentes se levantó y se dirigió de prisa hacia Codd, se notó cierto alivio aunque no carente de precaución hasta conocer de qué se trataba.

—Hemos captado una transmisión de radio desde la ISS. Es de la comandante estadounidense Susan Shepherd.