Ir al contenido principal

Capítulo 1: Sin respuesta

—París, ¿me reciben? Soy la comandante Susan Shepherd, de la Estación Espacial Internacional. Es una emergencia. ¿Hay alguien ahí?

Su voz denotaba impaciencia, desasosiego y preocupación. Insistió, como había hecho ya poco antes en un vano intento de contactar con las otras agencias espaciales: NASA, FKA, JAXA y CSA. Era la única tripulante que quedaba con vida. Sus otros cuatro compañeros acababan de perder sus constantes vitales, de manera inexplicable, sin causa aparente, en el mismo instante, minutos atrás. La alarma saltó en la Estación Espacial, y tendría que haberse replicado en las agencias. ¿Por qué no contactaban? ¿Por qué no respondían?

—París, ¿me reciben?

Silencio. Repitió el proceso una, dos, tres veces más con idéntico resultado. Algo muy grave tenía que estar sucediendo. Que no reaccionara una agencia, era extraño; pero ninguna de ellas, era imposible. Todas estaban supervisando esta expedición, cada una tenía a un representante a bordo. Y era extremadamente urgente recibir orientación especializada. R2, el robot de apoyo médico, no podía dársela: lo sucedido superaba los conocimientos de los que disponía, y cada minuto que pasaba más irreversible se convertía la muerte clínica.

Los cuerpos inertes de Mikhail, Thomas, Koichi y Robert seguían esperando esa preciada ayuda de la Tierra. Solo podía seguir intentándolo.

—Houston, ¿me reciben? ¿Houston?